Visión

Intersomos nace para dar a conocer la parte más profunda y noble de la naturaleza humana y participar en el desarrollo de una mayor consciencia individual y global, divulgando y enseñando la practica de mindfulnessheartfulness con el objetivo fundamental de promover el bienestar y una nueva forma de ser, estar y sentir en la vida facilitando el crecimiento y el desarrollo de individuos coherentes, conscientes y felices en un mundo global e interconectado donde el reto es crear una sociedad más conectada, saludable, sostenible, compasiva y libre.

En la actualidad los seres humanos vivimos en un mundo cada vez más alejado de la realidad que nos rodea, de nuestra verdadera. naturaleza y de los demás, lo que nos lleva a distanciarnos de una vida equilibrada, auténtica y plena.

Vivimos a un ritmo acelerado de estrés y de falta de tiempo, donde 24 horas no son suficientes para poder terminar
todas las exigencias que nos plantea la sociedad y los hábitos inconscientes y conscientes que nos imponemos a nosotros mismos, y cuando nos queremos dar cuenta, ha pasado una semana, seis meses, un año e incluso una década , y nos preguntamos, ¿qué he hecho con mi vida?. Nuestro afán de no parar de hacer cosas y el exceso de información que nos bombardea, nos hace ser la generación más activa y con más conocimientos de la historia, pero no por ello la que tiene más sabiduría, ya que hemos perdido la concepción pausada y responsable del tiempo viviendo limitados en nuestra mente automática dominada por el pasado y el futuro a partes iguales, alejándonos del presente, el único lugar donde existen todas las posibilidades. Vivimos fragmentados entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, dejándonos arrastrar a donde la mayoría de las veces no queremos ir, llegando a perder en ocasiones el sentido de nuestras vidas.
Vivimos inmersos en el movimiento y en el ruido externo, perdiendo la capacidad de parar y observar con atención y
amor nuestro mundo interior para reencontrarnos con lo que somos y escuchar nuestra sabiduría interna donde existen todas las respuestas. Vivimos alejados de nosotros mismos y de nuestro verdadero potencial como seres humanos y por ende de nuestra gran familia humanidad, y del bello mundo que nos rodea.

Los avances en la neurociencia y las prácticas contemplativas nos dotan de los conocimientos y las técnicas adecuadas para poder entrenar nuestra mente para ver con claridad, darnos cuenta de los hábitos que nos condicionan para poder modificar nuestras conductas, gestionar eficazmente nuestras emociones, cultivar la amabilidad y reconocer lo que es verdaderamente esencial y así vivir una vida plena y significativa.

 

Ahora se nos plantean numerosos retos como individuos, donde ya no valdrá dormirse ni enterrar la curiosidad antes del último día de nuestra vida.
Ahora tenemos la oportunidad de aprender a recabar y filtrar la información, y convertirla en los conocimientos necesarios para poder innovar y liderar a nuestra medida nuestras vidas, podemos dejar de estar fragmentados con nosotros mismos, entre cómo pensamos, sentimos y vivimos, para ser personas coherentes, íntegras y completas. Nuestra capacidad creativa la podremos desarrollar para que las ideas que defendamos se hagan realidad concretándolas y poniéndolas en práctica. Aprenderemos a conectar de nuevo nuestra mente, con nuestro cuerpo y con nuestras emociones, haciéndolas cooperar
para guiarnos mejor en la toma de decisiones diarias y estratégicas. Gestionaremos con eficacia las emociones difíciles para resolver conflictos, superando y aprendiendo de la adversidad. Aprenderemos a amarnos a nosotros mismos, a tratarnos con respeto y a honrar todas y cada una de nuestras experiencias aceptándonos completamente. Conseguiremos entender mejor a los demás construyendo puentes firmes de comunicación para obtener relaciones interpersonales sanas y satisfactorias. Desarrollaremos una perspectiva global en un mundo cada vez más complejo e interconectado para colaborar y participar libremente en el entorno y en la sociedad aportando la mejor versión de nosotros mismos, amando y disfrutando de cada instante de nuestras existencia.
Todo esto hoy es posible, y todos y cada uno de nosotros contamos con un aliado magnifico: un cerebro adaptable, creativo y profundamente social.
La humanidad actual tiene suerte porque vivimos en una época que nos invita a poner en práctica el potencial de nuestro cerebro. Ahora nuestra felicidad está en nuestras manos, lo crucial no es lo que nos pasa, sino cómo respondemos sobre aquello que nos pasa y podemos aprender y desaprender entrenando nuestro cerebro con paciencia, amabilidad y constancia.